Subir

Quele agrega el entrenador de vuelo...

La seguridad cuestionada...

El volar en avión
¿Los miedos pueden contagiarse?
Despidiendo el año
Entrevista revista Rumbos
Noticia sobre aterrizaje no programado de un avión de Tam
Se acercan las vacaciones!!!
Música para volar
Algo tengo que hacer con este sufrimiento
Ajustarse los cinturones
Y si un rayo impacta en un avión?
El Despegue
Líneas de bajo costo
Encuentro
Nuestro sincero abrazo
Audio para compartir
Un mal de muchos
¿Y 12hs de curso...
Aerofobia
Cenizas Volcánicas
¡Que los hay, los hay...!
¿Por cuál línea aérea conviene viajar?
Dolor de oidos
Viaje Asistido
Preguntas Suplemento viajes, Diario Clarín
Accidente en Cartagena

Victor Frankl tiene una metáfora muy bella respecto al ser humano.

“El ser humano puede compararse a un avión. El avión puede sólo carretear, moverse en la superficie terrestre de un lado al otro sin despegar, si es que su piloto no lo decide intencionalmente. Pero el moverse de esa forma, como lo hacen los autos, por ejemplo, no lo hace específicamente avión.

Solamente se define como tal cuando logra alcanzar altura, elevarse sobre la tierra y desafiar el cielo. Ése sí es el verdadero avión.

Como seres humanos tenemos la posibilidad de vivir toda nuestra vida carreteando, ésto es sin desarrollar nuestras verdaderas capacidades de amar, sentir, pensar, etc.

O también podemos realmente volar, profundizar nuestra sensibilidad y conciencia de interconexión desarrollando nuestra mente y abriendo nuestro corazón”.

Y agregosi es que uno mismo lo decide intencionalmente, como lo hace el piloto.

Sólo se pueden generar cambios cuando intencionalmente y desde lo más profundo del corazón se reconoce que hay algo que cambiar. Poder viajar en avión no es imprescindible, es cierto, sólo se convierte en necesario cuando por alguna razón, laboral, enfermedad propia o de algún familiar o por presión de la pareja o hijos que proponen viajes  el que no puede abordar un avión toma conciencia de esa limitación importante y la frustración que ésto conlleva.

Si ya hiciste el curso: no dejes de “volar”.  Organizá viajecitos cortos para no olvidarte las sensaciones físicas y para poder observar los pensamientos y seguir trabajando con ellos.

Si aún no hiciste el curso: para poder “ volar” en la vida, el mejor piloto es uno mismo y tal como lo hace el piloto de avión, uno debe decidir despegar.
El equipo de Alas y Raíces está disponible para cuando te decidas.

Lic. Liliana Aróstegui.
Directora de Alas y Raíces.

 
 
   
  diseņo nexusimagen