Subir

Compartiendo el reciente viaje asistido!

Quele agrega el entrenador de vuelo...

La seguridad cuestionada...

El volar en avión
¿Los miedos pueden contagiarse?
Despidiendo el año
Entrevista revista Rumbos
Noticia sobre aterrizaje no programado de un avión de Tam
Se acercan las vacaciones!!!
Música para volar
Algo tengo que hacer con este sufrimiento
Ajustarse los cinturones
Y si un rayo impacta en un avión?
El Despegue
Líneas de bajo costo
Encuentro
Nuestro sincero abrazo
Audio para compartir
Un mal de muchos
¿Y 12hs de curso...
Aerofobia
Cenizas Volcánicas
¡Que los hay, los hay...!
¿Por cuál línea aérea conviene viajar?
Dolor de oidos
Viaje Asistido
Preguntas Suplemento viajes, Diario Clarín
Accidente en Cartagena

Muchos son los relatos de las personas que han decido tratar de buscarle una solución al tema de no volar o de posponer los mismos por no poder enfrentar la situación.

Es común encontrar gente que nos cuenta que tiene un recorte guardado hace años de una nota sobre el miedo a volar y un buen día…“harto ya de de estar harto”, deciden consultarnos.

Alas y Raíces ya cumplió, en marzo, 21 años, con lo cual hemos aparecido, a lo largo de este tiempo, en distintos medios de comunicación.
Esto viene a cuento porque es frecuente que, las personas al leer o escuchar sobre el tema, se identifiquen, pero… hasta que se contactan para pedir ayuda pasa bastante tiempo.

A veces es porque saben que tienen miedo al avión, pero no tienen posibilidades de viajar en ese momento y lo dejan para más adelante, una manera más que elegante de no enfrentar ese fantasma. Otras porque les da miedo abordarlo.

 La consecuencia de no enfrentar el miedo, que empieza siendo chiquito, es que con el correr del tiempo se va agrandando, de tal manera que un día están tan atrapados que  toman la decisión de no volar. Acá es donde se empiezan a complicar las cosas.

Hay familias que no pueden concretar un viaje porque uno de los integrantes se niega rotundamente a subirse a un avión.

Tengo una anécdota para graficar ésto.
Una pareja de amigos muy queridos, no viajaba en avión porque uno de ellos decretó que jamás se subiría a ese aparato y me pidió que no le hablara más del tema.

Un buen día, cenando y hablando de bueyes perdidos, mi amigo me preguntó: ¿Cuándo dictan el próximo Curso?, sorprendida le di el dato y le dije sonriendo con picardía,- no me digas que pensás hacerlo!!!! a lo que respondió que sí…porque iban a hacer un viaje a Usuahia y era demasiado lejos para ir en auto, posibilidad que ,obviamente, había barajado.

A los pocos días me enteré que a uno de sus hijos la empresa en la que trabajaba, lo trasladaba al exterior.

Ese fue el verdadero disparador para querer enfrentar el miedo al avión y no el viaje al fin del mundo.

En resumen, son muchas las motivaciones para dejar de sufrir por cosas que tienen solución, hay que atreverse y aceptar el desafío.

Es muy aliviador cuando se logra y la palabra clave en todo esto, como lo señala la Lic. Liliana Aróstegui en los Cursos, es: voluntad, no hay cambio posible sin ella.

Muchos de nuestros cursantes coinciden en que el Curso les sirvió para el avión, pero en definitiva sirve para la vida…para enfrentar los riesgos que conlleva vivir.

Escucho en cada persona que se comunica pidiendo información la frase “me servirá???” y de nuevo… nosotros les proporcionamos la información y las herramientas para superar esta dificultad tan invalidante, el resto depende de cada uno, como todo en la vida. La voluntad está íntimamente ligada a la intención de superar las dificultades.

La invitación es a que se animen a enfrentar,  porque, como leí por ahí , ” tenemos menos tiempo que vida”…

Inés Fernández
RR.PP  de ALAS Y RAÍCES

 
 
   
  diseņo nexusimagen