Subir

Quele agrega el entrenador de vuelo...

La seguridad cuestionada...

El volar en avión
¿Los miedos pueden contagiarse?
Despidiendo el año
Entrevista revista Rumbos
Noticia sobre aterrizaje no programado de un avión de Tam
Se acercan las vacaciones!!!
Música para volar
Algo tengo que hacer con este sufrimiento
Ajustarse los cinturones
Y si un rayo impacta en un avión?
El Despegue
Líneas de bajo costo
Encuentro
Nuestro sincero abrazo
Audio para compartir
Un mal de muchos
¿Y 12hs de curso...
Aerofobia
Cenizas Volcánicas
¡Que los hay, los hay...!
¿Por cuál línea aérea conviene viajar?
Dolor de oidos
Viaje Asistido
Preguntas Suplemento viajes, Diario Clarín
Accidente en Cartagena

El cielo estaba oscuro por  demás debido a la ausencia total de luna, el Airbus340 se deslizaba prolijamente dentro del aire sin perturbaciones que lo rodeaban. Yo observaba  fascinado apoyando mi nariz en la ventanilla lateral como si ésto me acercara algo más a las nubes.  Éstas crecidas mucho más alto de lo que mi avión podía llegar, se llenaban de luces, arrojaban rayos entre ellas, e inundaban las calles de Paso de los Libres, y me brindaban un espectáculo único dejándome como espectador de lujo en primera fila.

Llamé a mi esposa que estaba en la cabina de pasajeros para que no se perdiera ese maravillosa vista y para que pudiéramos compartirlo juntos, como pocas veces.

Le dije que la naturaleza era realmente imponente y que semejante espectáculo se presentaba ante nosotros de una manera sobrecogedora, sobre todas las cosas, podíamos observarlo sin peligro alguno, tan de cerca y en vivo.
Ella me preguntó si  esto alguna vez me había asustado y me trajo a cuento cómo asusta a los pasajeros que pasan por  estos fenómenos embarcados en nuestros vuelos.

Los pilotos no somos domadores de leones, ni les sacamos el veneno a las cobras, ni jugamos a la ruleta rusa para divertirnos, solamente ocurre que dentro de nuestro trabajo a veces tenemos que tomar algunas decisiones que evitan situaciones de riesgo, pero, precisamente por ello, porque estamos en condiciones de EVITAR podríamos considerar que lo nuestro NO ES VALENTÍA, es PRECAUCIÓN.

Aunque algún colega se enoje, puedo asegurar que LOS PILOTOS NO SOMOS VALIENTES!  Solamente somos PRECAVIDOS.

Veamos el caso de las tormentas:

Ellas crecen con el ascenso en la atmósfera de aire húmedo e inestable, crecen a tal velocidad que llegan muy alto, pueden alcanzar altitudes que superan los 16000 metros .Los aviones, difícilmente superen los 12000 metros estando livianos, podríamos promediar la altitud de crucero en 10000 mts.

Es por eso que la técnica para convivir en la atmósfera con este tipo de nubes es simplemente…. Esquivándolas ! Para este cometido tenemos, durante la noche o vuelo sin visibilidad dentro de nubes, el radar meteorológico que nos brinda un eco de rebote de estos fenómenos que codificamos en colores: rojo, amarillo y verde.

Estos colores dan cuenta de la densidad de la nube en cuestión y también una idea de cuanta turbulencia puede ocasionar dentro de la misma y nos ayudan a decidir por qué lado conviene pasarlas en una forma muy gráfica y sencilla de comprender.

¿Cuál es el problema con la turbulencia?

Es terriblemente MOLESTA!  No nos deja servir la comida a nuestros pasajeros, no nos deja dormir, ni escribir, nos da sensaciones en el cuerpo que no queremos sentir, alguno puede llegar a marearse como en un barco. Puedo afirmar que:

NO ES PELIGROSA para la integridad del avión ni de los ocupantes, si estos últimos se mantienen con sus cinturones ajustados.

Es por eso que, cuando estamos por rodear una zona de nubes de desarrollo vertical,  encendemos el cartel de “ajustar cinturones” .Con ello nos aseguramos que, de tener alguna “embarcada” o movimiento inesperado, nadie se tropiece o se golpee contra ningún elemento del interior del avión. Es más, siempre recomiendo que mantengan los cinturones ligeramente ajustados durante el tiempo que se encuentren sentados como precaución.

 A la molesta turbulencia se la puede comparar con el agua de un rio o de una laguna. Si el agua (o el aire) se encuentra laminar y sin perturbaciones, la navegación de un bote sobre ella (o un avión) será suave como entre algodones, si el fluido (agua o aire) se encuentra perturbado con ondulaciones, el viaje será más molesto. Es tan simple como eso.

A las tormentas se las puede atravesar siempre y cuando existan espacios entre las nubes de desarrollo vertical (o cumulus nimbus) que permitan el paso del avión entre ellas. Son casi inexistentes las situaciones en las que no podemos pasar pero, si así fuera, tenemos un vehículo de mucha velocidad y maniobra que nos permite volver o tomar otra ruta. Es por eso que desde esta humilde columna les pido disculpas por las demoras que puede ocasionar una nube de estas características que esté pasando por encima del aeropuerto en nuestro horario de salida y esperamos a que se corra para salir, o para cargar combustible. Otra molestia importante es el desvío a la alternativa cuando el cuadro de tormenta sobre un aeropuerto nos impide la aproximación;  otra, dejarlos sin comer para pasarles por al lado, en crucero, porque como ya les dije antes, los pilotos no somos VALIENTES, somos PRECAVIDOS.

Espero que compartamos muchos vuelos, es algo que siempre vivo como un privilegio.

PD: (como también somos un poquito vanidosos también nos creemos un poquito valientes, pero solo para la prensa!)

Happy Landings

Gustavo

 
 
   
  diseņo nexusimagen