Subir
¿Cuantos aviones hay en el aire en un día?
Volcán Eyjafjalla
Miedos de alto vuelo
Volar es más seguro
Mejor no duermo

Incidencia de los conflictos gremiales
y de la administración aeronáutica

¿Cómo impacta la inflación en la psiquis de la gente?
Se triplican las consultas por miedo a volar
Cada vez más gente tiene miedo a volar
Invitación acompartir nota: ¿Cómo impacta la inflación en la psiquis de la gente?
Cómo leer nota del diario Nación
Epoca de Terrores
Vivir en el Aquí y Ahora
Limitaciones... Yo no puedo

Secreto para vencer el temor a volar

Tragedia Honduras...
Ese miedo a volar
Los miedos y la vida
Revisando las noticias
Medicamentos volar con o sin ellos?
Ultimas novedades en la industria aeronáutica
Alas&Raíces en el Congreso en Barcelona  de la WCBCT
Club de Amigos Alas y Raices - Experiencias
Nota de Alas & Raíces para carta de lectores

Leer las noticias: radares - seguridad

El avión el medio más seguro

¡Vaya novedad! Sé que no es ninguna genialidad esta afirmación, sólo quiero reflexionar sobre ella.

Todos aprendemos de los errores y para ello es importantísima la memoria. Ella nos ayuda a incorporar nueva información, alguna fundamental y otra no tanto, pero que celosamente y sin darnos cuenta vamos guardando a lo largo de nuestras vidas sabiendo que vamos a necesitar de ella en algún momento.

Cuando viajamos y especialmente cuando nuestro viaje incluye el avión es casi imposible quedarse en el “aquí y ahora”. Recuerdos, vivencias todo se hace presente.

Súbitamente aparecen recuerdos intrusitos, (los que vienen sin ser llamados), recuerdos de comentarios de viajes de otras personas, las largas horas de movimiento inesperado (turbulencia), etc, etc. Todo eso sin que hayamos llegado al avión. Muchas veces al planear viajar...

Cuando la memoria nos ayuda y nos da buena información acerca de lo que vivimos es bien recibida, aceptada y agradecida. Hoy hablamos de aquellas situaciones en que no es operativa y de cuando vivir en el pasado, es anclarse a recuerdos negativos a momentos pequeños que resultaron eternos porque al vivirlos le pusimos algún significado: sufriré, moriré, cómo le hago pasar estos momentos a mis hijos, dejaré huérfanos a mis pequeños, saldré en la primera página de los diarios, quién pagará la hipoteca, etc.

Todos estos son pensamientos que hemos tenido en el pasado frente a alguna situación que no pudimos explicar y, que por alguna razón, se gatillan a veces cuando planeamos un viaje y otras cuando lo estamos viviendo.

Vivir en el aquí y ahora no quiere decir tirar por la borda nuestra experiencia, ella es valiosísima, es operativa, y esto sucede a diario, la agradecemos y nos ayuda a procesar la información para tomar buenas decisiones. Pero muchas veces nos juega una mala pasada.

Todos sabemos que no sólo en relación al Avión muchas veces nos anclamos en el pasado y ese “anclado” nos impide crecer, disfrutar, ver otras caras de la vida, conocer gente, divertirnos, crecer, descubrir aspectos de los otros que desconocíamos y… tantas cosas más.

Este año hice un entrenamiento en “Mindfulnes” y junto a María Noel y mis compañeros de grupo traté de aprender a estar (no a vivir) en el aquí y ahora, teniéndome “infinita paciencia” a mi y a mi cabeza que siempre se me va al pasado o al futuro. Y no ligado al avión. Tal como lo he dicho en otras oportunidades la excusa para escribir en este espacio es El Avión, pero en realidad estas reflexiones son para la vida. Para cada momento que no podemos disfrutar por querer estar más allá y así sufrimos.

Si de algo sirve mi experiencia quiero que sepan que es muy difícil no anticiparse y vivir “Aquí y ahora, que hay que entrenarse y sobre todo hay que intentarlo. Se puede y es aliviador.

Cuando nos vamos con nuestros pensamientos al pasado muchas veces nos conectamos con tristezas o pérdidas y cuando nos vamos al futuro buscamos certezas que la vida no nos puede dar. Y menos aun cuando estamos planeando un viaje o en un vuelo, o en la vida.cotidiana.

Tanto para los que han viajado, (mucho o poco) como para los que no han viajado nunca, (pero almacenaron todos los cuentos de viajes de otros o bien todas las películas o las primeras planas de los diarios), les cuesta mucho vivir el aquí y ahora.

Sugerencias:
Respirar … concentrarse en la respiración.
Escuchar el aire que entra y que sale.
Estar en el aquí y ahora.
Tener paciencia: si mi conciencia se va hacia el futuro o al pasado y volver al AQUÍ Y AHORA. Tantas veces como sea necesario.
“NADA ESTA PASANDO”, "NO PUEDO ASEGURAR QUE ALGO MALO PASARÁ PERO TAMPOCO PUEDO ASEGURAR QUE OCURRIRÁ”.

“ AQUÍ Y AHORA”

Lic. Liliana Aróstegui

 
 
   
  diseņo nexusimagen