Subir
Alas & Raíces junto a Spanair
El paradójico miedo a volar - Parte II
El paradójico miedo a volar - Parte I
Cuando volar en avión es causa de pánico
Elementos prohibidos en equipaje de mano
Hay quienes temen estar bien arriba
El avión es el puente del placer
Dando el primer paso
Vuelan más de 2.000 millones de personas
El miedo y la vida
Niños a volar
Check in inteligente
¿Es útil la ansiedad?
El viajar es un placer...
El gigante de los cielos
Air Bus A380
¿Cómo se si padezco una Fobia Específica?
Mejora la calidad del vuelo en Argentina
100 años del avión

Las aerolíneas transportan cada año a millones de bebés y niños. Los niños tienen una capacidad de adaptación enorme y no suelen tener problemas a la hora de volar, hasta puede parecerles toda una aventura. Pero se dan casos en niños que sí tienen temor a volar, Alas&Raíces, ofrece un curso especial para niños donde pueden trabajar sobre sus miedos a través de distintas temáticas y entonces el volar se convierte para todos en una buena aventura.

Detalles que se pueden tener en cuenta para programar un buen vuelo

Hacer con tiempo las reservas para solicitar asientos contiguos.

Subir primeros al avión y bajar últimos. Las aerolíneas suelen permitir a las familias que embarquen antes que el resto del pasaje para facilitar la ubicación de los niños. Es conveniente también esperar al final para abandonar el avión y así contar con la ayuda de los auxiliares de vuelo.

Los recién nacidos de menos de dos semanas no deben viajar en avión por ser sensibles a los cambios de presión.

Hacer beber con frecuencia al niño durante el vuelo para evitar la deshidratación por el aire seco de avión.

Si viaja con un bebé es posible solicitar con antelación a la aerolínea una cuna o silla portabebés para que el niño disfrute de un viaje confortable.

Al momento de hacer la reserfa solicitar un menú infantil para los niños de hasta 12 años.

Ofrecer al niño un caramelo o un chicle (biberón de agua o jugo, si se trata de un bebé) durante el aterrizaje y el despegue para evitar el dolor de oídos por la presión.

Si el niño tiene tendencia a marearse, conviene que no coma demasiado en las dos horas previas a embarcar.

Si el viaje demorará toda la noche, es recomendable llevar el pijama del niño y colocárselo inmediatamente después de la cena para se sienta más a gusto y le resulte más fácil conciliar el sueño.

La mayoría de las aerolíneas cuenta con programas especiales para niños:, kits de juegos, cuentos con música para niños, entretenimientos, regalos con los personajes infantiles más reconocidos, menú infantil y distintas normas que se cumplen dentro del avión cuando un niño viaja solo.

 
 
   
  diseņo nexusimagen